Skip to main content
Compots Blog

Guía para hacer compost casero

Por enero 29, 2021abril 30th, 2021Sin comentarios

La práctica de compost casero nos permite fomentar el valor por el reciclaje y respeto al medio ambiente. Al ser una actividad familiar, es posible involucrar a varias personas para un mismo fin.

Si quieres aprovechar los residuos orgánicos para alimentar a las plantas y mejorar la tierra del jardín, no te pierdas esta guía para hacer compost casero.

¿Qué necesitamos para preparar un compost casero?

·         Tener un compostador

Lo primero para iniciar con la actividad de compostaje, es tener un compostador. El recipiente puede ser comprado  o construido. Esto nos ayudará a darle una nueva función a un objeto viejo y seguir cumpliendo con la tarea del reciclaje.

Por otro lado, también es necesario evaluar el tamaño del jardín o huerto donde será colocado el compostador. Esto te ayudará a definir el tamaño del recipiente a utilizar.

·         La mezcla de residuos

La materia prima a utilizar para el compostaje puede variar. Entre las más usadas se encuentran:

  • Hierba húmeda
  • Pieles de patata
  • Ramitas
  • Peladuras de verduras y frutas
  • Residuos de café

El objetivo es crear un buen abono orgánico para realizar un compost casero, y por eso aconsejamos permitir que se mezclen, ya que la celulosa, el azúcar y el nitrógeno de todos los elementos pueden combinarse para formar el compost casero.

·         Evitar que los desechos se pudran

Es importante mencionar que hay un riesgo si no se actúa rápido en el proceso de compostaje, y es que los desechos se pudran. Hay dos maneras de evitar que esto ocurra:

  1. Alternando capas de desechos húmedos y secos.
  2. Ventilando cada cierto tiempo la mezcla de compost.

¿Qué elementos no deben agregarse al compost?

A pesar de ser residuos orgánicos, no son de gran utilidad para el compostaje. Entre los elementos que no deben agregarse al compost casero, se encuentran:

  • Excrementos de animales domésticos o de personas, ya que incluyen elementos patógenos nada beneficiosos para el compostaje.
  • Restos de barniz o pegamento
  • Metales pesados.
  • Frutos, plantas o vegetales podridos. Esto se debe a que no solo producen malos olores, sino que dañan la mezcla del compost.
  • Vidrio, plástico y cualquier otro material que no sea biodegradable.

Pasos para hacer compost casero en un recipiente

como hacer compost casero

Hay muchas maneras de preparar un compost en casa, sin embargo una de la más sencilla es la siguiente:

1.      Hacer la preparación del compost

El compostador puede tratarse de una simple caja o recipiente, donde se irán añadiendo los residuos orgánicos para el compostaje. En la mayoría de los casos, existen muchos residuos que pueden ser reciclados, como una jardinera, tablas, o elementos que ya no uses.

Una vez elegida la caja para los residuos orgánicos, es momento de realizar algunos agujeros en la base e ir colocando capa por capa de tierra. La segunda capa debe contener restos  de rama, serrín, paja, restos de rama, entre otros.

Las capas secas evitarán que el fondo del compostador se pudra y sea estropeada la mezcla.

Debemos recordar que los compostadores deben contar con un área de abertura o ventilación para que funcione adecuadamente; es decir que no deben ser cerrados herméticamente.

2.      Agregar desechos orgánicos

 

Los desechos orgánicos y las capas de residuos serán añadidos en esta parte del compostador. Pueden ser incluidas hojas secas, ramitas, cáscara de huevo, restos de café y peladuras de verduras y frutas.

La idea es realizar capas variando los desechos, para encontrar un óptimo equilibrio en el compost casero.

3.      Regar el compost

Para la formación de abono artesanal, es importante hacer riego del compost. La idea es ir regando poco a poco, pero evitando encharcarlo de agua. De esta manera, la humedad podrá ir penetrando las diferentes capas del compost casero.

Pasos para hacer compost casero en un jardín

Para quienes prefieren trabajar el compost casero desde el jardín, los pasos a seguir son:

1.      Ubicar el espacio en el jardín

No todas las zonas del jardín van a ser utilizadas para hacer compostaje, por eso el primer paso es definir el espacio donde será realizado el compost.

2.      Añadir los desechos orgánicos

Al mezclar los desechos con la tierra del jardín, lo que se busca es que puedan ser atacados por los microorganismos que allí conviven, como hongos y bacterias, para que sean fáciles de descomponer y fermentar.

Para la capa inferior, lo ideal es hacerla con desechos de piña gruesa y  ramas. También se aconseja que no supere los 30cm. Es posible reusar los residuos anteriores para activar el proceso de fermentación, y ser aplicado en cada una de las capas.

3.      Regar

El equilibrio entre el material seco y húmedo se logra haciendo un buen riego.

¿Cómo determinar si el compost ha sido bien realizado?

La forma más simple de saberlo es a través del olor que emite. Si el olor que desprende es a amoníaco, está indicando que se ha añadido mucho material verde y menos marrón. En estos casos la mejor solución es mezclar hojas con materia seca y voltearlo.

Si el olor que desprende es podrido, está haciendo referencia a que hay mucha humedad y poco oxígeno. La solución será mezclar más materia seca y voltearlo.

Cuando se descubre que después de cierto tiempo la mezcla no sigue avanzando., podría deberse a que quedó ácida y para remediarlo bastará con añadir un poco de cal.

¿En cuánto tiempo está listo un compost?

Todo va a depender de la época en la que ha sido realizado, por ejemplo en primavera y otoño solo tardará 3 meses; pero en invierno necesitará 6 meses o incluso 1 año.

Otra forma de comprobarlo es tomando con el puño de la mano y evaluar si tiene un color negruzco o marrón oscuro. Además de un aroma a bosque.

De no querer utilizar el compost de inmediato, se recomienda almacenarlo en bolsas herméticas para su posterior uso. Sin embargo, si llega a desprender algún líquido, no debemos guardarlo porque podría pudrirse rápido.

Con esta guía de compostaje casero podrás realizar abono orgánico y alimentar a tus plantas o jardín de una forma sencilla, y al mismo tiempo aprovechar el reciclaje de los residuos orgánicos para un nuevo uso.

Dejar una respuesta